Human and Partners | La Formación como Valor Añadido de las Habilidades Personales
Formación continua, Fundación Tripartita, créditos formativos, planes de formación, desarrollo de habilidades, necesidades de formación, formación in company, perfil competencial, gestión del compromiso, planes de carrera
Formación, capacitación, desarrollo, planes de formación, mejora, habilidades, competencias, compromiso, conocimientos
791
post-template-default,single,single-post,postid-791,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,large,shadow3

La Formación como Valor Añadido de las Habilidades Personales

08 Nov 2013, by nacho in Formación

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos planes de Formación de las empresas se vislumbran como elementos estratégicos, claves para el mantenimiento y mejora de la competitividad,  puesto que la formación continua tiene como principal objetivo la capacitación y actualización permanente de las competencias (conocimientos, habilidades y destrezas) de los recursos humanos, del personal de una organización; lo que se busca, es, que cada individuo sea capaz de ejecutar sus funciones de manera eficiente y eficaz, y esto le permita asimismo desarrollarse profesionalmente, aspectos éstos que repercutirán favorablemente en la propia empresa.

Actualmente en España, y según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, el tejido empresarial español está compuesto, en su mayoría por Pymes. En comparación con la Unión Europea, las microempresas (de 0 a 9 empleados) en España suponen el 95,5% del total de empresas, 3 puntos por encima de la estimación disponible para el conjunto de la UE en 2011 (92,2%). También hay una diferencia significativa en la representatividad de las empresas españolas pequeñas (3,8%), casi 3 puntos por debajo de la estimación para el conjunto de la UE (6,5%).

Podríamos comprobarlo en la siguiente tabla:

empresasCuriosamente estos son los datos que aporta el INE más recientes, pero nos sirve para determinar que el 99’88% del tejido empresarial está constituido por Pymes. Este dato es sustancialmente importante pues destaca que las grandes corporaciones o empresas, que hoy en día son las que se pueden permitir un departamento de RRHH suficientemente dimensionados para desarrollar grandes planes formativos de acorde s sus necesidades, son las que realmente apuestan fuertemente por la formación de sus empleados.

¿Qué ocurre con las Pymes?

Para una Pyme su supervivencia se basa en la capacidad de generar nuevo valor en el mercado, es decir, crear nuevos productos y servicios o mejorar lo ya existentes mediante nuevos procesos y sistemas. Para poder conseguir esto necesito mejorar mi competitividad y productividad frente a mis competidores. Para mejorar mi competencia empresarial necesito contar con trabajadores comprometidos que puedan dar todo su valor. Para poder comprometer a mis trabajadores y obtener las competencias que me diferencien en el mercado necesito que estén lo suficientemente formados y preparados para hacer frente a los cambio operativos necesarios, y esto se consigue a través de la formación, capacitación y desarrollo personal de mis empleados. En definitiva: necesito llevar a cabo planes estratégicos de formación para mejorar mi eficacia y rentabilidad.

¿Cuánto se gasta una empresa en formación?

Curiosamente, las empresas españolas no prestan la suficiente atención a esta apartado. Cuando seleccionamos a una persona para que se incorpore a nuestra organización, elaboramos un perfil competencial de acuerdo a las características que nos exige el puesto. Una vez incorporada la persona y con el paso del tiempo, ese puesto necesita de un cambio y unos mejoras continuadas que el propio mercado y la actividad nos obligan a llevarlo a cabo, pero ¿cuidamos realmente de que nuestro empleadoa adquiera las competencias específicas que ahora necesita el puesto? Esta claro que no. Nos olvidamos y entendemos que el trabajador cambiará por si sólo, por la necesidad del propio puesto. Craso error.

¿Cuando debemos organizar una acción formativa?

La formación tiene sentido cuando las causas de los problemas de una organización, empresa, etc., se centran en los conocimientos, habilidades o destrezas de los empleados; esta necesidad surge generalmente por tres tipos de causas:

  1. Problemas de desempeño de trabajo
  2. Introducción de nuevas tecnologías
  3. Cambios legales o introducción de normas

De las causas anteriores, las dos últimas ocasionan a su vez problemas en el desempeño del trabajo debido a las nuevas competencias que la introducción de dichas tecnologías o cambios legales obliga a asumir. En consecuencia, las tres causas anteriores confluyen y pueden resumirse en la primera de ellas. Por tanto, si se llega a la conclusión de que la posibilidad de mejora depende de cambios en la calidad del trabajo y que éstas pueden lograrse a través de la formación continua, hablaremos de necesidades de formación.empresa

Las necesidades formativas son, en líneas generales, un desfase entre lo que es y lo que debería ser, lo cual viene marcado por los objetivos estratégicos y operativos de la empresa.

Desde Human&Partners, elaboramos planes formativos específicos adaptados a las necesidades reales de las empresas, donde el valor diferencial es el desarrollar acciones formativas acordes a las necesidades competenciales de los trabajadores y no a un mero gastar los créditos formativos de la Fundación Trapartita.

Somos especialistas en valorar, analizar, diseñar, impartir e implementar acciones que mejoren la competitividad de la empresa. Garantizamos el ROI (Retorno sobre la Inversión), para que las acciones vayan acorde a la competitividad empresarial.

No dude en ponerse en contacto con nosotros si realmente quiere conocer cómo incrementar el valor añadido de su empresa a través de una adecuada orientación al logro de sus trabajadores a través de nuestros programas formativos a medida.

Francisco Galán.

Share
TAGS:

LEAVE A COMENT