Human and Partners | Conceptos de Estrategia Empresarial para Pymes y Emprendedores
Todas las empresas tienen una Estrategia Empresarial basada en cuatro fundamentos esenciales: Valores, Misión, Visión y Propuesta de Valor para el cliente, todos ellos claramente articulados.
estrategia, emprendedores, valoraciones, éxito, logros, consolidación, pymes, empresarial
1608
post-template-default,single,single-post,postid-1608,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,large,shadow3

Conceptos de Estrategia Empresarial para Pymes y Emprendedores

04 Jun 2014, by nacho in Dirección Estratégica

estrategiaDiseñemos una estrategia para tener éxito

Si miramos de cerca el funcionamiento interno de las empresas exitosas y líderes en el mercado, no importa si son grandes o pequeñas, rápidamente llegaremos a la conclusión de que todas ellas tienen una Estrategia Empresarial basada en cuatro fundamentos esenciales: Valores, Misión, Visión y Propuesta de Valor para el cliente, todos ellos claramente articulados.

¿Cuáles son los componentes básicos de una Estrategia Empresarial?

1.- Valores Empresariales

Los Valores empresariales representan las creencias básicas compartidas que rigen el comportamiento individual y grupal en cualquier organización. Definen y representan la forma en que hay que hacer las cosas y, en consecuencia, forman la base de los objetivos estratégicos.

Cada acción que se lleva a cabo en una organización debe estar alineada con sus Valores empresariales básicos establecidos. De hecho, la diferencia entre el éxito y el fracaso de las organizaciones es que las exitosas consideran sus valores todo el tiempo en todo lo que hacen. Es importante que los Valores empresariales de la empresa permanecen estables en el tiempo.

Para que los colaboradores de una organización tengan en cuenta los Valores empresariales de cada día, es necesario elaborar una lista corta, enfocada a no más de 5 conceptos. Esa lista, no solo debe identificar los Valores empresariales fundamentales de la organización sino que, además, debe describirlos.

Al definir sus valores empresariales en términos útiles, se facilita a los empleados la toma de decisiones y se los ayuda a que se comporten de manera alineada con los valores empresariales fundamentales de la empresa.

 2.- Misión Empresarial

La Misión empresarial de la organización define su razón de ser, es decir para qué existe la misma. Describe de qué se trata el negocio y afirma su valor agregado.

Una buena Misión empresarial no solo comunica el propósito de la organización sino que además se alinea con sus Valores empresariales fundamentales. La declaración de la Misión empresarial debe perdurar en el tiempo y no cambiar, a menos que una modificación en la dirección organizacional dé como resultado un cambio en la naturaleza del propósito de la organización.

3.- Visión Empresarial

La Visión empresarial de una organización está construida sobre sus Valores empresariales y es una extensión de su Misión empresarial. Debe incluir un plazo claro (a menudo un horizonte de tres a cinco años) y actuar como una señal en el camino para lograr a la misión empresarial. Es un panorama claro y medible de lo que la empresa quiere lograr hacia el futuro.

Como resultado, la Visión empresarial proporciona una forma tangible de evaluar sus avances estratégicos en un período de tiempo específico.

La Visión empresarial es una imagen de la organización y ayuda a comprender por qué y cómo los actores relacionados a ella pueden apoyarla para lograr sus objetivos y metas.

Al ser de tiempo limitado, la declaración de Visión empresarial puede cambiar después de haber finalizado el período que comprende.

4. Propuesta de Valor

Una Propuesta de Valor es el conjunto de beneficios que se darán al Cliente. En otras palabras, es la gran promesa por la cual los clientes de una organización la reconocen y eligen frente a sus competidores.

La clave del éxito de una propuesta de valor es conocer al cliente objetivo y las propuestas de valor de los competidores, de manera de poder diferenciarse.

Hay tres propuestas de valor clásicas, que varían ligeramente según el sector empresarial. Generalmente giran en torno a las mismas tres ideas:

  1.  Excelencia operacional (ofrecer productos y servicios a un menor precio)
  2. Liderazgo de producto o servicio (actualizar continuamente productos y servicios para mantenerse a la vanguardia)
  3. Personalización (personalización de productos y servicios para satisfacer las necesidades únicas de cada cliente)

Las organizaciones exitosas identifican claramente su propuesta de Valor y cada colaborador o interesado dentro de la organización la conoce.

Además, alinean la propuesta de Valor con la Misión empresarial , la Visión empresarial y los Valores empresariales para definir y ejecutar su Estrategia Empresarial.

 El Mapa Estratégico

Con los 4 elementos fundamentales de la Estrategia ya definidos, es el momento de identificar los Objetivos Estratégicos en atención a las siguientes cuestiones:

  1.  Financiera: ¿Cómo debemos manejarnos financieramente y qué retorno debemos ofrecer a nuestros accionistas?
  2. Cliente: ¿Qué debemos hacer por nuestros clientes y qué beneficios debemos darle para premiar su lealtad?
  3. Proceso interno: ¿Qué procesos debemos mejorar para dar a nuestros clientes lo que ellos necesitan y esperan de nosotros?
  4. Capacidades organizacionales: ¿A qué habilidades, capacidades, gente, cultura, tecnología, herramientas e infraestructura debemos acceder para ejecutar nuestros procesos y ofrecer a nuestros clientes la Proposición de Valor?

Una organización que tiene su Misión empresarial alineada con sus Valores empresariales, que define sus propuesta de valor con un nivel de desarrollo y despliegue mucho más allá de las declaraciones retóricas y que da respuestas concretas a las cuestiones relacionadas con los Objetivos estratégicos  está preparando el escenario para el desarrollo de un Plan de Negocios consistente y coherente para afrontar los riesgos.

Este despliegue de la Estrategia Empresarial no sería nada más que una  bonita declaración de intenciones, o como en muchos casos se quedaría en un bonito documento enmarcado y colgado de la pared del despacho del Director General.  Si no se realizara un seguimiento pormenorizado del desempeño de esa Estrategia, mediante un detallado control a través de  indicadores de todos y cada uno de los aspectos anteriormente reseñados.

¿De que sirve definir un valor empresarial, si después no se mide periódicamente si las decisiones tomadas en los diferentes niveles de la organización se atienen a ese valor empresarial?.

¿De que sirve definir una misión en la organización si después no se comunica a todos los interesados y no se hace un seguimiento objetivo del nivel de ajuste de las actividades de la empresa con esa misión?.

¿De que sirve …….

Y si no nos sirve lo que hemos formulado, reformulémoslo acorde con nuestra Misión, Valores y la Propuesta de Valor que necesitan y demandan nuestros Clientes, pero tengamos  una Estrategia Empresarial actualizada y alineada con nuestros interesados y el mercado en el que nos movemos.

Todos estos planteamientos y líneas de trabajo nos deben de servir para poder afrontar el futuro mejor preparados en este mundo hipercompetitivo en el que nos encontramos.

Aprendamos de las organizaciones que, a pesar de los tiempos duros en los que estamos, siguen generando valor y riqueza para la sociedad, sus colaboradores, interesados y accionistas.

Luis Lanne-Lenne Ortega.

Share

LEAVE A COMENT